Publicado por el Mar 13, 2009 en Laboral, Noticias prensa | 0 comentarios

Los principales despachos de abogados laboralistas que operan en España (Sagardoy, Garrigues, Cuatrecasas, Baker & Mackenzie, Uría Menéndez, Clifford Chance y DLA Piper) han decidido pasar a la acción y proponer una reforma del mercado de trabajo, que persigue, más que abaratar costes, flexibilizar la actual legislación para aumentar la capacidad individual del empresario a la hora de tomar decisiones.

En el marco de esta mayor flexibilidad, este nuevo lobby laboral propone recuperar el contrato de lanzamiento de nueva actividad, que los sindicatos lograron erradicar, tras muchas presiones, en 1994. La principal característica de esta modalidad contractual es que no tiene causa. Esto significa que, a pesar de que es de carácter temporal, el empresario no estaría obligado a justificar esta eventualidad, como ocurre ahora, sino que bastaría con argumentar que se trata del lanzamiento de un nuevo producto o una nueva actividad empresarial.

La indemnización por despido de este contrato sería progresiva. Por ejemplo, 6 días por año trabajado para un contrato con 12 meses de antigüedad; 12, días para quien lleve 24 meses trabajando; o 20 días como máximo para un contrato con 36 meses de antigüedad.

‘Este contrato creó mucho empleo y ahora hay que animar a la economía y crear nuevos puestos de trabajo, ya nos preocuparemos luego por su calidad’, aseguró Pilar Cavero, de Cuatrecasas.

En materia contractual, estos abogados insistieron en la necesidad de crear un nuevo contrato ‘fijo de duración determinada’ para las contratas y subcontratas, para que sea estable durante el tiempo que dure la actividad. Además, reclamaron extender el contrato de fomento del empleo, con despido de 33 días a todos los desempleados.

La otra reforma normativa que proponen daría un vuelco a las relaciones laborales, ya que pretenden dotar a los empresarios de mayor facilidad legal para modificar las condiciones laborales (movilidad funcional y geográfica), así como las salariales, sin que sea necesario el acuerdo con los trabajadores. ‘Hay muchas empresas que no quieren despedir, sino poder bajar los sueldos para sobrevivir’, argumentan.

Muchos empresarios aseguran que el absentismo laboral es hoy uno de los mayores problemas de la economía española. Esta opinión es compartida por los principales abogados laboralistas que proponen tres cambios normativos para combatir esta situación. Así, piden que el empresario pueda obligar al trabajador a someterse a un segundo diagnóstico, ‘de contraste con el que le haga la sanidad pública’. Para no contravenir el derecho a la intimidad, el empresario sólo tendría derecho a saber si el trabajador es apto o no, sin acceder a los detalles del diagnóstico. Además, proponen que la empresa pueda prescindir, en tiempos de crisis, de los complementos salariales de la prestación por incapacidad temporal.

Además, la reforma que reclamaron ayer reivindica la legalización de las empresas de trabajo temporal como intermediarias en el empleo fijo y la equiparación de la fiscalidad en las indemnizaciones por despido.

Fuente: cincodias.com