Publicado por el Jun 18, 2013 en Colegio de Procuradores de Albacete, General, Juzgados y Tribunales, Noticias prensa, Procuradores | 0 comentarios

La presentación del libro del procurador madrileño Julián Caballero, un impresionante trabajo sobre la historia del Colegio de Madrid y, por extensión, de la Procura, ha venido acompañada del homenaje de sus compañeros en forma de medalla de honor. Se quiere reconocer así su trabajo de tantos años en beneficio de la profesión, culminado con una obra de referencia para el estudio histórico de un oficio con muchos siglos de existencia.

El acto de entrega de la medalla tuvo lugar el pasado 7 de mayo en la sede del Colegio madrileño, para premiar “su extraordinaria contribución al conocimiento de la profesión de procurador de los tribunales y de su historia, su dedicación y su trabajo desinteresado en favor de la Procura”.

Gracias a sus estudios e investigaciones Julián Caballero ha sido nombrado cronista oficial del Consejo General de Procuradores. Colegiado en ejercicio desde 1982, y autor de tres libros, dos de ellos sobre la Procura, es desde hace muchos años colaborador habitual de esta revista en la que ha publicado decenas de artículos de carácter histórico y jurisprudencial. Fue vocal y vicesecretario de la Junta de Gobierno del Colegio de Madrid, ha formado parte de distintas comisiones del Consejo General, con el que sigue colaborando en el grupo de trabajo de Cultura, y es el presidente de la Comisión de Recursos del Colegio de Madrid.

Antonio Álvarez-Buylla, decano de Madrid, definió a Julián Caballero como un “ejemplo”, al tratarse de “una persona muy generosa y trabajadora que busca la excelencia”, capaz de robar durante más de 20 años muchas horas de su tiempo para dedicarlas a sus compañeros, tanto en el desempeño de distintos cargos en el Colegio y el Consejo como en su labor investigadora. Y del que dijo ha sabido compaginar de manera fructífera su profesión de procurador con su vocación de historiador, convirtiéndose en una referencia en la materia. “No se entendería escribir nada sobre la Procura sin pensar en él”, aseguró. Y que además ha mostrado siempre su lealtad a la profesión, culminada con un libro de más de 700 páginas sobre la historia del Colegio que para el decano de Madrid es una “auténtica enciclopedia de la Procura” y “un sueño hecho realidad”.

Juan Carlos Estévez, presidente del Consejo General de Procuradores, destacó también la personalidad del homenajeado por su permanente vocación de servicio, y puso el acento en su condición vitalicia de cronista oficial de la Procura gracias a su incansable tarea investigadora en los archivos colegiales y a su brillante trabajo como escritor y articulista. “Julián ha sabido recuperar toda esa historia del Colegio, ordenarla y escribirla”, reiteró Estévez, en una obra “que recoge la historia de la Procura española” y que espera tenga su continuación en el futuro, pues el libro recoge los acontecimientos hasta finales del año 2010.

Julián Caballero agradeció el homenaje de sus compañeros, y de forma muy especial el apoyo de su mujer e hijos. Reconoció que se sentía suficientemente pagado por la satisfacción que produce trabajar en favor de la Procura. El Colegio de Madrid, explicó, tiene una ambigüedad de casi cuatro siglos y medio, y es pionero en el asociacionismo profesional madrileño. Fue en 1992, año en el que empezó a colaborar con el Colegio como vocal, cuando se fijó la meta de acudir al rescate de su acervo histórico, “porque los acontecimientos, cuando no se escriben, no se cuentan o no se recuerdan, es como si no hubieran ocurrido”. Tanto Juan Carlos Estévez, en su época de decano de Madrid, como Antonio Álvarez-Buylla, siempre le animaron a escribir el libro que ahora ve la luz, en el que glosa la historia de la profesión desde el Medioevo hasta bien entrado el siglo XXI.

Julián Caballero recordó que la capitalidad de Madrid, y su proximidad con los órganos de la Monarquía y del Estado, condicionaron al Colegio de esta ciudad como impulsor de la Procura e interlocutor del resto de colegios españoles ante las instituciones, “lo que confiere a sus archivos el valor de una fuente extraordinaria para entender nuestro pasado profesional”. La Procura, explicó, se configuró en la Corte de los Austrias en el siglo XVI como una profesión de gestión pública que pasaría a manos de la gestión privada en el siglo XIX tras la LOPJ de 1870, pasando de funcionarios a la condición de profesión liberal con algún retazo de componente público que ha llegado a nuestros días, tras una historia de 200 años de lucha de la profesión por su supervivencia.

Pilar Arregui, profesora de Historia del Derecho de la Universidad de Salamanca, fue la encargada de presentar la obra, titulada Historia de los Procuradores de Madrid y de su Ilustre Colegio. Aseguró que dada la importancia y calidad del trabajo de Julián Caballero se le puede atribuir sin dudar la condición de historiador del Derecho, por ser la persona que más y mejor ha investigado y elaborado la historia de los procuradores de España. Y sobre su último libro, al que definió como “una obra de madurez, sólida y rigurosa”, dijo que su título no recoge todo su contenido, ya que más que una historia del Colegio de Madrid, al analizar los distintos periodos desde el punto de vista legal y reglamentario, puede considerarse como la historia de los procuradores de España, ya que permite comprender lo que hoy es la profesión y, aseguró, da las claves para preparar su futuro.

Fuente: Revista Procuradores Mayo 2013.