Publicado por el May 8, 2015 en Concursos de Acreedores, General, Mercantil, Noticias prensa | 0 comentarios

La mejora de los datos macroeconómicos no ha llegado todavía al bolsillo de los ciudadanos, pero sí se deja ver en otros parámetros, a mayor escala, como la actividad de las empresas y la aminoración de las dificultades por las que atraviesan. Entre enero y marzo de este año se han presentado en la provincia siete concursos de acreedores, según la estadística concursal que publica el INE, y, de ellos, la mayoría, siete, los plantearon empresas y dos lo hicieron familias.

A pesar de ello, esos siete procesos concursales fueron muchos menos que los 19 que se registraron en el trimestre anterior, el último del 2014, y que evidenciaron un descenso trimestral del 63,1%.

Una bajada muy fuerte, aunque no tanto, se constató al comparar este primer trimestre de 2015 con ese mismo periodo del año pasado, cuando las empresas que plantearon concurso de acreedores en Albacete fueron 12. Esto supone una caída interanual del 41,6%.

CASI TODAS PYMES. De la estadística se desprende también que el grueso de las empresas que no soportaron la presión y que acudieron a esta vía eran pymes. Es más, seis de las siete tenían una plantilla por debajo de la veintena de trabajadores y, además, cuatro se quedaban por debajo de los cinco asalariados.
Todas ellas, además, tienen un volumen anual de facturación que no supera el millón de euros y, de nuevo, la mayoría (cuatro), facturaban anualmente menos de 250.000 euros, lo que da idea de que eran negocios familiares y con pequeña actividad.

Lo que más entristece, sin embargo, es comprobar que sólo dos de las empresas concursadas tenían una antigüedad inferior a los 10 años y una, además, superaba las dos décadas de actividad. El resto eran empresas entre los 10 y los 20 años de vida.

Fuente:latribunadealbacete.es