Publicado por el Feb 5, 2017 en blog, General, Juzgados y Tribunales, Leyes modificaciones, Noticias prensa, Nuevas tecnologías | 0 comentarios

La protección legal de la información personal se ha convertido en una prioridad. Sin embargo, muchas compañías acumulan datos de los usuarios de Internet sin que éstos estén tutelados por ninguna norma.

Privacidad en la Red, big data, derecho al olvido. Estos términos poco relevantes hasta hace unos años han entrado en nuestro vocabulario como algo natural. Sin embargo, y a pesar del incremento de interés respecto a estos asuntos y la creación de nuevas normativas dirigidas a proteger esta materia, la mayor parte de los usuarios no es consciente de la huella digital que deja en la Red y de cómo se nutren de estos datos grandes compañías e incluso los estados, sin ningún tipo de control.

Esta visión, quizá algo dantesca, es la que mantiene Joseph Cannataci, relator especial por el derecho a la privacidad de Naciones Unidas (ONU). Aunque el experto aplaude los esfuerzos normativos logrados en la Unión Europea, como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), y las decisiones tomadas por el Tribunal de Justicia de la UE en relación a la privacidad, también apunta que no es suficiente.
“Tenemos que crear nuevos límites, teniendo en cuenta que los que se fijaron en el pasado son, actualmente, insuficientes. Son necesarias nuevas reglas para salvaguardar nuestra privacidad frente a la Edad de Oro de la Vigilancia. La mayor parte de la gente no es consciente de la cantidad de metadatos que genera cada día, una información que no cuenta con una normativa clara que la proteja”.

El especialista de la ONU, que intervino ayer en el Foro de la privacidad del Data Privacy Institute, organizado por Isms Forum Spain, ya ha criticado airadamente la nueva legislación de vigilancia de Reino Unido (Investigatory Power Act) e insistió en que es necesario poner fin a esta situación. Para Cannataci, incrementar la seguridad de los países no debe implicar la existencia de una vigilancia constante y sería aconsejable que se impusieran niveles de proporcionalidad, permitiendo espiar, por ejemplo, sólo el móvil de alguien si se tuviera pruebas de que quisiese cometer algún tipo de delito.

Instrumentos jurídicos

“Sería positivo generar normativas nacionales y regionales sobre vigilancia que marcaran los límites, así como instrumentos jurídicos internacionales para protegerse ante este tipo de situaciones”.

Frente a esta pérdida de poder sobre su propia información, Karolina Mojzesowicz, representante titular de la unidad de protección de datos de la Comisión Europea, destacó que los ciudadanos europeos tienen ahora el amparo del nuevo RGPD.

“Esta normativa se ha creado para armonizar las leyes nacionales de la UE, pero también otorgar un mayor poder de protección y de seguridad jurídica de los datos de los usuarios”. Mojzesowicz se refirió en este sentido a asuntos como la necesidad de conseguir el consentimiento explícito, la obligación de informar sobre el tratamiento y, por supuesto, el derecho al olvido.

Por otro lado, la representante europea insistió en que es esencial que tanto las empresas como los estados tomen medidas legislativas para prepararse para el cumplimiento del RGPD. “Alemania es la que más ha avanzado hasta el momento, aunque Holanda y España le siguen de cerca”, comentó.

En este sentido, la directora de la Agencia Española de Protección de Datos, Mar España, aseguró que su organismo lleva tiempo trabajando con el Ministerio de Justicia en los cambios necesarios en la Ley Orgánica de Protección de Datos.

“El texto debería estar listo en marzo, dejando así tiempo suficiente para su tramitación parlamentaria antes de mayo de 2018. Entre los cambios más relevantes para la implementación del RGPD, hemos propuesto facilitar las resoluciones extrajudiciales en caso de conflictos, algo que será beneficioso para las empresas, los ciudadanos y la propia agencia. Además, hemos fijado impulsar la creación de códigos de conducta a los que se puedan acoger las compañías ante sus obligaciones en la protección de datos”, concluyó.

www.expansion.com